Mala gestión y distribución selectiva en las notas de observadores electorales

La Unión Europea, la Organización de Estados Americanos y la ONG de Observación Electoral nicaragüense, Ética y Transparencia constataron en la observación de cuatro procesos electorales el manejo político en la tramitación, distribución y entrega de cédulas de identidad.

La Misión de Observación Electoral de la Unión Europea (MOE UE) publicó que en las elecciones presidenciales y legislativas de 2006, la distribución de cédulas y del Documentos Supletorios de Votación (DSV) fue mal gestionada por el Consejo Supremo Electoral (CSE) y permitió la distribución selectiva de estos documentos, a favor del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), que en 1999 pactó con el FSLN la repartición de los magistrados del CSE.

Destacó “la falta generalizada de transparencia siendo entregada la lista de cédulas recibidas tan sólo al FSLN y al PLC, o sólo a uno de éstos dos. En algunos casos (León, Boaco, Matagalpa y Masaya) el partido Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), cuyo candidato presidencial fue Eduardo Montealegre y el Movimiento Renovador Sandinista (MRS) alegaron que las cédulas eran entregadas físicamente a miembros del FSLN o del PLC, que luego se encargaban de distribuirlas a sus simpatizantes pero no al resto de la ciudadanía”.

El informe precisa que la entrega de cédulas fue desorganizada y poco transparente, lo cual permitió que se generase una percepción de arbitrariedad y manejo político. Además, advirtió que las distorsiones en la distribución de las cédulas pudo haber influido en los resultados, particularmente en las diputaciones.

La Unión Europea recomendó simplificar la solicitud, producción y distribución de las cédulas, además de sustraerse del control de las estructuras territoriales de los partidos políticos.

La contundencia de estas denuncias provocó que el CSE cerrara las puertas a observación nacional e internacional durante las elecciones municipales de 2008. A partir de entonces, sólo invitó a organismos afines no para que observaran sino para que acompañaran el proceso electoral.

El Organismo de Observación Electoral, Ética y Transparencia notó algo similar en las elecciones de 2008. En su informe destaca que “el colapso de la lógica bipartidista causó que el CSE manejara el registro e inscripción de votantes (cedulación) de forma sesgada, a favor del partido de gobierno (FSLN), que era el que gestionaba y facilitaba cédulas de forma expedita, sin costos y de forma extraoficial”.

Ética y Transparencia constató que las personas que concurrían a solicitar la cédula por la vía ordinaria enfrentaban costos y disgustos asociados con repetidas visitas a la institución electoral, sin éxito en un gran número de casos.

El resultado final de las votaciones fue un gigantesco fraude electoral, denunciado por la formación política de Eduardo Montealegre, organizaciones civiles y medios de comunicación.

En el 2011, ante la presión nacional e internacional que demandaba observación electoral para garantizar condiciones mínimas en las elecciones presidenciales y legislativas de ese año, nuevamente se permitió la participación de la Misión de Observación Electoral de la Unión Europea.

El informe final señaló que el proceso electoral no fue transparente y estuvo parcializado a favor del FSLN. En relación a la cedulación, la MOE UE constató “un problema extendido en la emisión de cédulas de identidad cuya distribución se dejó, en muchos casos, en manos de cuadros del FSLN y de miembros de los Consejos del Poder Ciudadano (CPC)”.

El siguiente año, en las elecciones municipales de 2012, la Unión Europea no fue invitada. El proceso contó con la Misión de Acompañamiento de la Organización de Estados Americanos (MAE OEA).

“Elementos como la composición partidaria de los órganos electorales, los procedimientos de cedulación, o la estructura, actualización y depuración del padrón electoral, entre otros, son aspectos sobre los cuales, desde el punto de vista legal, se ha hecho hincapié que re­quieren revisión para mejorar o perfeccionar en la práctica los procesos electorales”, indicó el informe de la MAE OEA.

Daniel Ortega: “Aquí se acabó la Observación”

La última puñalada contra la Observación Electoral Internacional fue dada por Daniel Ortega, el 04 de junio de 2016, durante su alocución en el Congreso Sandinista, que lo designó, por séptima vez consecutiva, como candidato a la presidencia por el FSLN. 

“Observadores sinvergüenzas. Aquí se acabó la observación, vayan a observar a otros países. Aquí no hay observación, ni Unión Europea ni OEA, que se vaya a pronunciar… Ellos saben que en Nicaragua se enfrentan a un pueblo que tiene vocación antiimperialista”, dijo Ortega.

A tono con el discurso de Daniel Ortega, el Consejo Supremo Electoral (CSE), no invitó a la Unión Europea ni a la Organización de Estados Americanos (OEA) para observar las elecciones del próximo 06 de noviembre de 2016. El Consorcio de Observación Electoral Nicaragüense conformado por las organizaciones civiles Ética y Transparencia, el  Instituto de Liderazgo de las Segovia, el Movimiento de Mujeres de Chinandega y la Asociación de Voluntarios para el Desarrollo Comunitario, tampoco fue invitado.

El 18 de junio de 2016, el Consorcio Electoral solicitó al CSE su acreditación como Observador, pero hasta la fecha no ha recibido respuesta. “En el Calendario Electoral, la acreditación de observadores está ausente por primera vez desde su implementación inicial en 1990. A la fecha el consorcio realiza su misión amparado por el art. 52  de la Constitución (los ciudadanos tienen derecho… a denunciar anomalías y hacer críticas constructivas…a todos los poderes del Estado y cualquier autoridad…)”, explicó el Consorcio en su primer informe de Observación Electoral.

 “El presidente Daniel Ortega le ha cerrado la puerta a la observación internacional de las elecciones presidenciales que se celebrarán el 6 de noviembre del 2016, a pesar del clamor por la observación electoral por una mayoría de los nicaragüenses. En un ataque a la comunidad internacional, el presidente Ortega rechazó la oportunidad de confirmar la adhesión de Nicaragua a las normas democráticas para los procesos electorales que proporcionan garantías a los ciudadanos y fomentan la participación”, expresó el Centro Carter en un  comunicado.  

Por su parte, la Unión Europea, dijo al diario La Prensa, que respetaba la decisión del Gobierno de Nicaragua de no permitir la observación electoral durante el “proceso electoral” del 06 de noviembre de 2016.   

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s