¿Más cédulas que votantes?

La cantidad de cédulas entregadas por el Consejo Supremo Electoral (CSE) es superior que el número de personas en edad de recibirla, según una comparación realizada por Onda Local en base a las estimaciones de población 2015 del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas y del Instituto Nacional de Información de Desarrollo (INIDE).

De acuerdo con el Marco Presupuestario de Mediano Plazo 2016–2019 del Gobierno de Nicaragua, desde que el CSE inició el proceso de cedulación, en 1993, hasta agosto de 2015, había emitido 4 millones 853 mil 922 cédulas nuevas a personas mayores de 16 años. Pero la población nicaragüense apta para recibir su cédula alcanzó los 4 millones 255 mil, en este mismo período. O sea: hubo casi 600 mil cédulas más que la cantidad de población en edad de tenerla.   

¿Por qué no concuerdan las estadísticas de población con la cantidad de cédulas emitidas por el CSE? ¿Es simplemente un error de proyección o un problema de las estadísticas? ¿Será que es lo usual emitir miles de documentos más que la gente apta para tenerlos? ¿O tiene que ver con las irregularidades como cédulas duplicadas o situaciones de ese tipo?     

“En Nicaragua hay extranjeros en situación irregular y menores de edad que han recibido la cédula mediante alteraciones en los certificados de nacimientos en el registro civil”, denunció el ex director nacional de cedulación, Dionisio Palacios. 

El 24 de septiembre de 2011, el entonces Jefe del Departamento de Delitos Especiales de la Dirección de Auxilio Judicial Freddy López, declaró a El Nuevo Diario que “extranjeros que son inmigrantes irregulares han sacado cédulas a través de las famosas reposiciones de partidas de nacimiento en los diferentes juzgados del país y los registros civiles de las personas en las alcaldías. Con eso van al CSE y tramitan la cédula nicaragüense”.

En 2009, las autoridades policiales informaron que el fugitivo colombiano Amaury Paudd Ruiz y su colaborador, Moisés Antonio Gamboa Zúniga y/o Marcos Antonio Gamboa Zúniga, poseían cédulas que los hacían pasar como ciudadanos de los municipios de  Masaya (Oriente) y de Bluefields (Costa Caribe Sur).

Tras el asesinato del cantautor argentino Facundo Cabral, en julio de 2011, en Guatemala, donde resultó herido el empresario nicaragüense Henry Fariñas, se supo que el autor intelectual, el costarricense Alejandro Jiménez, alias “El Palidejo”, poseía cédula nicaragüense.

El pelotero del equipo de béisbol del municipio de Matagalpa (Norte), Evert Andino, obtuvo dos cédulas de identidad en menos de dos años. Una rectificación de partida de nacimiento le bastó para alterar su edad, publicó La Prensa el 11 de febrero de 2010. 

cedulas-duplicadas
Evert Andino, pelotero del equipo de béisbol de Matagalpa, obtuvo dos cédulas en menos de dos años. Imágen: La Prensa 

En la Comisión Nacional de Béisbol Superior (CNBS), el comisionado Carlos Reyes admitió que la alteración de cédulas es un problema con el que conviven frecuentemente. Reyes explicó que el caso de Andino fue detectado porque el muchacho ya estaba en los archivos del campeonato de béisbol  del año pasado (2009) con cédula número 441-050591-0004X, pero ese año trató de inscribirse con la cédula 441-050593-0005N.

Más allá de estos casos públicos, es imposible conocer la cantidad de personas extranjeras en situación irregular, menores de edad enlistados en el padrón electoral o el número de cédulas duplicadas. Y es que para eso se necesita una auditoría independiente, que requeriría la colaboración del CSE por ser la instancia que tiene los registros de nacimientos y los expedientes de solicitud de cédulas.  

Para realizar esta auditoría, se tendría que comparar el padrón fotográfico con la sábana de la partida de nacimiento. “Si yo a usted le digo miremos el padrón fotográfico, este tiene cara de niño y vamos a comprobar su edad, la única forma es pedir el expediente que levantaron de ese niño. Hay muchas personas de diez, doce años que les repusieron su partida de nacimiento y en la partida aparece mayor de edad; pero debe existir una partida original donde está la información de la edad. Al haber una relación entre registro civil y cedulación, es muy fácil tapar esas situaciones que traen consecuencias de inseguridad a los procesos electorales”, dijo Palacios.  

Estudiantes de Comunicación de la Universidad Centroamericana (UCA) auditaron el padrón electoral del centro de votación 012, ubicado en la Escuela Andrés Castro, municipio de Tipitapa, Managua. Encontraron que una niña de ocho años, aparecía inscrita en el padrón electoral con el número de cédula de su madre, Reyna Magaly Pérez Espinoza.

El jefe de cedulación y representante municipal del CSE, Antonio García Méndez, dijo a los estudiantes: “Son anomalías de registro, problemas que ya se están tratando en las actualizaciones del CSE, mientras trabajamos para que se lleve en orden este proceso electoral”.

El padrón electoral que estaba pegado en la escuela Andrés Castro, fue destruido luego de la denuncia.

20160909_121057

Otro dato que no es congruente con las estadísticas de población de Nicaragua, es la cantidad de nuevas emisiones de cédulas con el número de jóvenes que cumplieron los dieciséis años.  

En el año 2016, según estimaciones del INIDE, 132 mil 825 nicaragüenses alcanzaron los dieciséis años de edad. Para este mismo año, el CSE proyectó fabricar 166 mil 230 cédulas nuevas; es decir 33 mil 405 cédulas más que la cantidad de personas en edad para recibirlas. Esta tendencia se ha mantenido en años electorales. La situación más crítica fue en los años 2011 y 2012, cuando se celebraron elecciones presidenciales y municipales. En esos años, organizaciones civiles y la oposición nicaragüense denunciaron que el FSLN realizó un proceso de cedulación casa a casa. En 2011, año en que Daniel Ortega impuso su reelección, el CSE proyectó emitir 265 mil 680 cédulas nuevas, casi el doble que la cantidad de personas que cumplieron sus dieciséis años (141 mil 222).  

Curiosamente en años no electorales la situación se invierte. Por ejemplo, 132 mil 615 nicaragüenses alcanzaron los 16 años de edad en 2010, pero el CSE proyectó emitir 79 mil 579 cédulas nuevas. En el 2013, 126 mil 132 nicaragüenses cumplieron dieciséis años; el CSE proyectó emitir 94 mil 453 cédulas nuevas.

La aplanadora sandinista y su nueva alianza en el parlamento nacional, la bancada del Partido Liberal Independiente (PLI), aprobaron con 87 votos la reforma a la Ley Electoral el 11 de agosto de 2016, tres días después de haber vencido el plazo para realizar nuevas solicitudes de cédulas.

La reforma enviada con carácter de urgencia por Daniel Ortega, estableció la cedulación de forma permanente y modificó algunas disposiciones sobre el Padrón Electoral. Específicamente, eliminó la posibilidad de que si una persona no aparecía en el padrón electoral podía votar presentando su cédula, siempre y cuando correspondiera con el cetro de votación, ahora sólo lo hará quien aparezca en el padrón activo.

El artículo 33 reformado mantiene que el CSE debe actualizar permanentemente el Padrón Electoral, pero eliminó la obligación de actualizarlo con la exclusión de “las personas fallecidas y a quienes les sea cancelada o suspendida la cédula de acuerdo con las causales y procedimientos establecidos en la ley de Identificación Ciudadana, incluyendo a los nuevos cedulados y los cambios de residencia debidamente tramitados”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s